7 Promesas de Dios para tí / Apocalipsis / Mensaje a las iglesias

El Señor ha hecho muchas promesas a su pueblo. Entre ellas hay siete, en el libro de Apocalipsis, para los que perseveren y venzan. Te diré cuales son, por si deseas alcanzarlas.

1- En Apocalipsis 2:7 nos dice el Señor: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor, le daré a comer del árbol de la vida que esta en el paraíso de Dios”. Imagínate cuan grandioso sería poder habitar en ese paraíso de Dios y estar en su presencia, como ocurría con Adán y Eva cuando estaban ante la presencia de Dios y hasta podían conversar con El. Esa misma situación vivirán los que logren vencer, porque el Señor les dará a comer del árbol de la vida, debido a que sus pecados han sido limpiados con la sangre de Cristo, y por tanto podrán estar en la presencia de Dios.

2- En Apocalipsis 2:11 dice la palabra de Dios: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El vencedor, no sufrirá daño de la segunda muerte”. ¡Qué promesa más extraordinaria! El Señor te promete que no morirás por segunda vez, y El cumple sus promesas, pero para que no mueras por segunda vez tienes que vencer. No permitas, con la ayuda de Jesús, que Satanás te envuelva en los deleites de la carne. El enemigo ya no tiene poder sobre ti, porque fue vencido en la cruz por Jesús, para que tú no mueras por segunda vez.

3- En Apocalipsis 2:17 nos promete el Señor lo siguiente: “El que tiene oído. Oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor le daré del maná escondido y una piedrecita blanca, y en ella escrito un nombre nuevo, que ninguno conoce sino el que lo reciba”. Si no permites que el Espíritu Santo dirija tu vida, te perderás de recibir ese nombre especial que el Señor tiene para ti, un nombre que estará de acuerdo con tu nuevo carácter de vencedor, modelado según el carácter de Dios. ¡Qué privilegio tener un nombre nuevo puesto por Dios que esté de acuerdo con tu carácter, ya transformado!

4- Dice Apocalipsis 2:26-28: “Al vencedor que guarde mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero, así como yo recibí autoridad de mi padre. Y le daré también la Estrella de la mañana”. ¿No te gustaría recibir esa Estrella de la mañana, que es Cristo mismo (Apocalipsis 22:16)? El vencedor podrás gozar de los atributos de Cristo, y recibir la autoridad y el poder que provienen de El, para regir a las naciones con justicia.

5- Otra promesa del Señor está en Apocalipsis 3:12: “Al vencedor yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca mas saldrá de allí. Escribiré sobre él el nombre de mi Dios, el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, con mi Dios y mi nuevo nombre”... ¿No te gustaría ser columna del templo de Dios, o lo que es lo mismo, ocupar un lugar permanente en su presencia y nunca mas salir de allí? ¿No te gustaría unirte a la nueva Jerusalén cuando ésta descienda del cielo con nuestro Dios? Piénsalo.

6- Apocalipsis 3:5 dice: “El vencedor será vestido de ropa blanca, y no borrare su nombre del Libro de la Vida, y confesare su nombre ante mi padre y ante sus Ángeles”. ¡Que promesa! Si vencemos y perseveramos, nuestros nombres terrenales no serán borrados del libro de la vida, permanecerán allí por siempre, como testimonio de haber vencido al mundo y a Satanás, ya que nuestros pecados han sido perdonados, porque Cristo ha intercedido por todos aquellos que han invocado su justicia, confesando así nuestros nombres ante Dios para vida eterna.

7- En Apocalipsis 3:21 nos dice la palabra de Dios; “Al vencedor, le concederé que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi padre en su trono”. ¡Quién no quisiera estar sentado en el trono del Rey de reyes y Señor de señores! No te puedes perder esa oportunidad que te brinda el Señor mediante esta promesa. Pero recuerda, para alcanzar todas estas promesas tienes que reconocer el sacrificio de Cristo en la cruz por tus pecados, debes arrepentirte de los mismos y confesarlos al Señor, aceptando a Jesucristo como tu único salvador, y además tienes que orar mucho para que Dios, a través del Espíritu Santo, te ayude a perseverar en su camino hasta el fin para poder ser un vencedor en Cristo Jesús .
____________________
Artículo redactado por Silvia Coronado Restituyo. Rep. Dom., quien otorgó los derechos para publicar y editar el presente texto a "el Adventista hoy". Hace poco compartió con nosotros otro artículo titulado "Sábado Adventista, Santo Día de Reposo" de gran éxito y que apareció citado en varios foros adventistas. Gracias hermana Silvia Coronado por compartir tu talento con nosotros. Dios te Bendiga.
Para oír el sermón "Cuando Dios perdona, restaura" del Pr. Alejandro Bullón
 clic aquí

Recibe todos nuestros temas

Ingresa tu email aquí

 

el Adventista hoy | Copyright © 2013 - Página de Julia Vargas Linares