"La Navidad es un precioso recordatorio de Cristo" dijo Elena White - Review and Herald 1879, 37 Textos a favor de la Navidad (y Video)

Artículo escrito por Daniel Mora y editado por "el Adventista hoy".
El término “Christmas” [Navidad] en los escritos de Elena G. de White, aparece unas 260 veces en inglés.[1] La mayoría de cartas con este término fueron escritas entre las décadas de 1860 a 1890, y otras pocas en 1900. Me enfocaré en las cartas que tienen un contenido específico sobre la festividad, ya que hay algunas que solo registran un acontecimiento en esa fecha, por ejemplo: White escribió que “en la noche de navidad” de 1866, recibió una visión sobre como Dios estaba guiando su trabajo misionero.[2]
A diferencia de aquellos que ven la navidad como una costumbre pagana, Elena G. de White tenía otra opinión. En un artículo publicado en la Review and Herald, con fecha del 11 de diciembre de 1879, ella escribió:  “El día de Navidad, es un precioso recordatorio del sacrificio hecho en favor del hombre, no debe ser dedicado a la gula y la autocomplacencia, exaltándose así a la criatura por encima del Creador. Deje a quienes están participando de este gran espectáculo de la salvación que tenemos una cierta apreciación de este don, rindiendo a Dios nuestras ofrendas de agradecimiento.”[3]
El contexto de este artículo, es sobre la festividad decembrina. White escribió sobre el verdadero sentido de la Navidad y aconsejo alejarse del despilfarro en ostentoso regalos y prendas de vestir innecesarias.[4] “Aconsejamos a todos nuestros hermanos y hermanas para hacer una reforma decidida en lo que respecta a estos días festivos.”[5] El objetivo debería ser que cada “joven y anciano” den ofrendas para el progreso del triple mensaje angélico. Ella, señala: 

Busquemos representar fielmente a Cristo en los próximos días festivos imitando su ejemplo como él que anduvo haciendo el bien… Que en nuestros principios de acciones se eleven por encima de las costumbres y modas del mundo. Cristo vino a nuestro mundo para elevar las mentes de los hombres al nivel divino, y para ponerlas en simpatía con la mente de Dios.”[6]
Nótese, que Elena G. de White no está condenando la navidad, sino definiendo su correcta celebración. No es para la complacencia propia, sino para recordar el sacrificio de Cristo, es decir, el don inmerecido del Hijo de Dios que vino a esta tierra para redimirnos: “El regalo de Dios y de Cristo al hombre llenó todo el cielo con asombro, e inspiró en su nacimiento la canción angelical, ‘Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres.’”[7] Este es el principio que se delinea en este artículo de 1879, la idea se repetirá en otros manuscritos.
1.1. Alejarse del mundo ¿Qué significa alejarse del mundo? Algunos consideran que esto debe interpretarse como total abstinencia. En el caso de la Navidad, sería la supresión completa de la fiesta y la abstinencia de usar un árbol o decoraciones. Sin embargo, Elena G. de White tenía una definición más amplia y otro pensamiento diferente.
Si deseas continuar leyendo el artículo, clic aquí.