La Gran Historia de la Iglesia Adventista del Séptimo Día

En solo un centenario y medio la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha crecido de un pequeño grupo de individuos, quienes cuidadosamente estudiaron la Biblia en busca de la verdad, a una gran comunidad de más de ocho millones de miembros oficiales y millones de otros seguidores que ven a la Iglesia como su casa espiritual. Los Adventistas del Séptimo Día son herederos del Movimiento de Miller de los años 1840. A pesar de que en 1860 se originó el nombre "Adventistas del Séptimo Día", la denominación no fue oficialmente organizada sino hasta el 21 de mayo de 1863, cuando el movimiento estaba formado por 125 iglesias y 3,500 miembros.

Entre los años 1831 y 1844, William Miller, un predicador bautista, y ex-capitán de fuerzas armadas en la Guerra de 1812, inició un mensaje del despertar por "la pronta Gran Segunda Venida de Cristo", que eventualmente se esparció por todo el mundo cristiano. Basado en sus estudios de la profesía de Daniel 8:14, Miller calculó que Jesús regresaría a la Tierra el 22 de Octubre de 1844. Cuando Jesús no apareció en esa fecha, los seguidores de Miller experimentaron lo que se conoce como "El Gran Chasco" o "La Gran Decepción".

La Mayoría de los seguidores de Miller, lo dejaron, con gran descontento. Pronto los que aún estaban con Miller se dieron cuenta que esa fecha era la correcta según la profesía pero que Miller se había equivocado de evento, dicha profesía bíblica no anunciaba la venida de Cristo sino el inicio de un ministerio especial de Cristo en el Cielo para sus seguidores.

De este pequeño grupo, quienes nunca se dieron por vencidos después del Gran Chasco surgieron varios líderes, quienes construyeron la base de lo que hoy en día es la Iglesia Adventista del Séptimo Día. De ellos sobresalen una joven pareja, James y Elena G. de White, y un pensionado capitán de un barco Joseph Bates.

Este pequeño grupo de "Adventistas" empezó a crecer, inicialmente en Nueva Inglaterra, Estados Unidos de América, donde el movimiento de Miller había empezado. Elena G. de White, era tan solo una jovencita en el momento del "Gran Chasco", creció hasta ser una gran escritora dotada por Dios, oradora y administradora, quien se convertiría en consoladora de la familia Adventista por más de 70 años hasta su muerte en 1915. Los primeros adventistas creyeron así como todos los adventistas hasta la fecha, que ella, Elena, amaba la guía especial de Dios en sus escritos al grupo creciente de creyentes adventistas.

En 1860, en Battle Creek, Michigan, Estados Unidos de América, este pequeño grupo se denominó "Adventistas del Séptimo Día", pero fue hasta 1863 que formalmente se organizó el cuerpo de la Iglesia Adventista del Séptimo Día con un total de 3,500 miembros y 125 iglesias. Al principio, el trabajo misionero se concentró en América del Norte, y fue hasta 1874 cuando se envió el primer misionero J.N. Andrews, a Suiza. Luego en 1878 se comenzó la obra en Egipto, Africa mediante el Dr. H.P. Ribton, quien inaguró una escuela. El primer país no cristiano en ser visitado por los adventistas fue Rusia en 1886. El 20 de Octubre de 1890 la embarcación "Pitcairn" salió desde San Francisco, Estados Unidos de América rumbo a las Islas del Pacífico con una gran tripulación de misioneros. En el año de 1894 la obra ingresó a lugares no cristianos como Ghana, Africa del Oeste, y Matabeleland en Sur Africa. En ese mismo año la obra ingresó en América del Sur y en 1896 se ingresó en Japón. Actualmente la Iglesia a logrado ingresar a 209 paises.

La publicación y distribución de literatura han sido factores importantes para el crecimiento del movimiento adventista. Literaturas como "Resumen Adventista" y "Heraldo Sabático", iniciaron en Paris, Maine, Estados Unidos de América en el año 1850, el "Instructor para Jóvenes" en Rochester, Nueva York, Estados Unidos de América en 1852, y "Los Signos del Tiempo" en Oakland, California, Estados Unidos de América, en 1874. En 1855 se inició la operación de la primera imprenta en Battle Creek, Michigan, que luego en 1861 pasó a llamarse la Asociación de Publicaciones de los Adventistas del Séptimo Día.

El Instituto de la Reforma para la Salud, luego conocido como Sanatorio de Battle Creek, abrió sus puertas en 1866, y en 1870 se organizó la obra misionera mundial. En 1872 y 1877 se fundaron las primeras asociaciones para la formación de las Escuelas Sabáticas. En 1903, la oficina central de la Iglesia Adventitista del Séptimo Día se traslado de Battle Creek, Michigan a Washington, D.C., Estados Unidos de América. 

Finalmente la oficina central se trasladó a su actual ubicación en Silver Spring, Maryland., donde continua como eje central de la obra y trabajo para la Honra y Gloria de Dios.

Solicitamos se otorgue el crédito absoluto al creador del presente documento http://www.tagnet.org/tibas/historia.html

TÍTULO ORIGINAL: HISTORIA DE LA IGLESIA ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA